Humedad, un mal inquilino

La humedad es un gran problema en la higiene doméstica, ya que da lugar a problemas tanto de tipo estético como de salud. La mayor parte de nosotros la padecemos, pero pocas veces hacemos algo para evitarla de forma efectiva.

Para empezar hay que tener en cuenta que el diseño actual de los entornos domésticos propicia la acumulación de humedad, ya que la idea de ahorrar energía en la calefacción o en el aire acondicionado, nos lleva a crear ambientes que tienden a ser cerrados con un uso generalizado del agua. Utilizamos agua para limpiar el suelo, la vajilla, la ropa, etc., parte se va por los desagües, pero ¿cómo lo hacemos cuando se acumula en el ambiente?

Los efectos de la humedad en casa son el hinchamiento de los muebles de madera, especialmente si son de madera conglomerada, condensación en habitaciones y muebles y enmohecimiento. Ante este problema, una elevada cantidad de agua en el aire desencadena problemas domésticos importantes. Por lo tanto, ventila tu casa diariamente, tanto en invierno como en verano, con 5-10 minutos al día es suficiente para renovar el aire de tu hogar.

Humedad en las paredes

Una señal de humedad en tu casa es la aparición de manchas en las paredes y techos. Las causas más comunes son las filtraciones, aunque también puede ser producto de ambientes cerrados, como los baños o la cocina.

Antes de proceder a su limpieza lo mejor es averiguar de dónde procede la humedad, cuáles son sus causas concretas, para ello consulta con un experto. Algunos ejemplos son la capilaridad de los materiales, bien por una mala impermeabilización o por un deterioro de los mismos, esto sucede sobre todo en sótanos; por filtraciones en roturas de tuberías o por humedades medioambientales como sucede en lugares cercanos al mar o a ríos.

Una vez detectada la causa de la humedad y resuelto el problema, si la pared es blanca, puedes limpiar las manchas con una bayeta humedecida en agua y lejía. Cuando se seque no quedará ni rastro.

Atención en el baño

Uno de los principales focos que proporcionan humedad en casa es el cuarto de baño. Al ducharnos con agua caliente el ambiente del cuarto de baño aumenta de temperatura y el aire disuelve el agua. Si la temperatura del agua es elevada, el aire no es capaz de disolver todo, por lo que veremos el vapor como agua en suspensión o niebla, además de en las paredes, suelo y cristales.

Esta agua no se evacua fácilmente, por ello, además de ventilar siempre bien la habitación después de bañarnos, necesitamos secar los muebles y desinfectarlos frecuentemente. Si no hacemos esto en las superficies, especialmente en el cuarto de baño, aparecerán hongos, que provocan un olor a cerrado difícil de eliminar. Para prevenirlo, utiliza productos que limpien y desinfecten a la vez como Estrella Deterlejía o Estrella Baño y WC.

Así que, sobre todo, recuerda limpiar y desinfectar bien el baño después de su uso, ya que esta simple acción evitará esos desagradables inquilinos que no solo afean tu hogar sino que son perjudiciales para ti y los tuyos

También podría interesarte

Y esto... ¿cada cuánto se limpia?

Publicado el 25/11/2009
1 9

Desmontando mitos de limpieza

Publicado el 31/10/2011
0 0

Ver más



Con tu opinión esta web está cada día más guapa.Cuéntanos lo que te gusta y lo que te gustaría mejorar. Es la forma
de conseguir que esta web sea la mejor amiga de tu hogar.