Niños, embarazadas y mascotas

¿Quién llegó primero a casa: la mascota, el bebé o la embarazada? Da igual, porque el orden de los factores no altera la limpieza que ha de llevarse. Aunque, en realidad, esta es la misma que ha de hacerse en cualquier hogar con una mascota: limpieza frecuente y desinfección para mantener cualquier organismo peligroso bajo control.

Por ejemplo, en el caso de los bebés o niños pequeños, el hecho de tener una mascota en casa con la que compartir juegos es incluso sano, pues puede ayudarle a desarrollar su sistema inmunitario.

Además, en realidad, lo que provoca un aumento de los microorganismos en la vivienda es la presencia de un bebé de menos de un año ya que gatea, toca y chupa todo, y por ello tenemos que conseguir que los espacios en los que se encuentran los bebés estén limpios y sin microorganismos peligrosos.

Así que la limpieza y desinfección ha de ser regular e intensa para eliminar todos los restos que queden en las superficies y muebles. En este caso la lejía con detergente es la solución más recomendada.

Si el caso es que en la misma casa conviven una embarazada y una mascota la limpieza es la habitual, ya que el punto más importante es que el animal esté sano y tenga los controles veterinarios adecuados que le impidan padecer enfermedades transmisibles a los humanos. Como puede pasar con los gatos y la toxoplasmosis, que es un parásito que pueden transmitir los mininos a las personas, sin haber manifestado síntomas previos. Pero no es peligroso tener un gato en la misma casa que una embarazada, la única precaución que debe tener la futura mamá es no limpiar la arena del gato.

Por lo tanto, fuera miedos, los animales son uno más, y si limpiamos bien y desinfectamos frecuentemente, tendremos el ambiente ideal para la buena convivencia de todos.




Con tu opinión esta web está cada día más guapa.Cuéntanos lo que te gusta y lo que te gustaría mejorar. Es la forma
de conseguir que esta web sea la mejor amiga de tu hogar.