Tu mascota y tu casa, ¿son compatibles?

Pongámonos en situación: resulta que hoy, al ver la mascota de tu vecina, te ha entrado “el gusanillo” de hacerte con un animal de compañía, pero…

1. No tienes ni idea de qué tipo de animal buscas.
2. Te preocupa que sea un animal sucio o difícil de mantener.
3. Te preocupa, obviamente, que el resto de habitantes de la casa ponga el grito en el cielo

Vayamos por partes.

La primera cuestión es la más difícil, y depende completamente de tus gustos. Infórmate bien antes de tomar una decisión sobre la especie y la raza, no te fijes sólo en si son bonitos o feos. Cada animal tiene unos “requisitos” mínimos de espacio y necesidades, y deberás tener bien claro que puedes asumirlos. Por ejemplo, no pretendas meter un perro de caza en un piso de 30m2, y menos si trabajas fuera todo el día, porque probablemente acabe saltando por una ventana.
[IMG]
Respecto al segundo punto, más de lo mismo. Los animales no son sucios por ser animales, sólo si sus dueños lo son. Infórmate antes de tomar una decisión, y no elijas un animal al que no puedas atender como es debido. Si te lo planteas bien desde el principio y asumes lo que te va a costar cuidarlo, seguro que no tendrás ningún problema para hacerlo. Los problemas vienen cuando hay cosas que no tienes en cuenta, como por ejemplo que tanto gatos como perros sueltan pelo en cantidad, así que tendrás que dedicarle unos minutos extras al día a recogerlos.

Si tienes los puntos 1 y 2 controlados, lo tienes todo para que, mediante una reunión de piso y subsiguiente explicación cargada de emotividad, en casa acaben aceptando la llegada del nuevo inquilino.

Más adelante te enseñaremos los aspectos básicos para que tu mascota se adapte perfectamente a su nuevo hogar.

También podría interesarte




Con tu opinión esta web está cada día más guapa.Cuéntanos lo que te gusta y lo que te gustaría mejorar. Es la forma
de conseguir que esta web sea la mejor amiga de tu hogar.